Jerez-Xérès-Sherry

La Denominación de Origen Jerez-Xérès-Sherry está situada al Suoreste de la Península Ibérica, entre Jerez de la Frontera, el Puerto de Santamaría y Sanlúcar de Barrameda. Fue aprobada en 1932 como Denominación de Origen Jerez-Xérès-Sherry junto con las denominaciones Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda y Vinagre de Jerez. Su origen es el resultado...

La Denominación de Origen Jerez-Xérès-Sherry está situada al Suoreste de la Península Ibérica, entre Jerez de la Frontera, el Puerto de Santamaría y Sanlúcar de Barrameda. Fue aprobada en 1932 como Denominación de Origen Jerez-Xérès-Sherry junto con las denominaciones Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda y Vinagre de Jerez. Su origen es el resultado tanto de sus características geográficas como de la huella que han dejado las distintas civilizaciones que la ocuparon. Las primeras noticias del vino de Jerez nos las proporciona el geógrafo griego Estrabón, del siglo I a.C., según el cual las vides jerezanas fueron traídas a la región por los fenicios alrededor del año 1100 a.C. A lo largo de los años, griegos, cartagineses, romanos y árabes, se ha ocupado del cultivo de la vid, durante más de cinco siglos, a pesar de la prohibición coránica de consumo de bebidas alcohólicas, amparados en el uso del vino con fines medicinales. Tras la Reconquista, los vinos de Jerez fueron comercializados y apreciados en Inglaterra y el centro de Europa, donde eran conocidos con el nombre árabe de la ciudad, "Sherish". En sus viñedos, orientados de Norte a Sur para aprovechar al máximo las horas de sol, se cultivan las variedades blancas: Palomino, Pedro Ximénez, Moscatel, en un clima cálido, suavizado por la influencia del Océano Atlántico, que suaviza las temperaturas aportando humedad. El suelo es una tierra caliza blanca, la "albariza", rica en carbonato cálcico, arcilla y sílice y con una gran capacidad para retener la humedad. Las raíces de las cepas bajan a una profundidad de más de 80 cm, para beneficiarse de la humedad que las tierras retienen durante las lluvias. Las bodegas de Jerez se han diseñado para crear un microclima que permita la crianza de sus vinos singulares. Por un lado se juega con la orientación y la posición de la bodega, con la localización de puertas y ventanas, con la altura de los techos y el grosor de paredes y muros, para los que se buscan materiales que retegan la humedad de suelo. Al final se consiguen vinos únicos, vinos buenos, en un entorno estético inigualable. Entre los múltiples arcos y el silencio de las bodegas de Jerez, el vino se cría en las llamadas "botas" de roble, asentadas unas sobre otras en tres o cuatro escalas superpuestas. La escala más próxima al suelo se llama solera, y contiene el vino de más edad, listo para beber. La amplia gama de vinos de Jerez permite clasificarlos por diferentes factores: Por el tipo de crianza: - De crianza biológica, bajo el velo de flor en el especial microclima de la localidad de Sanlúcar, como la Manzanilla. - De crianza oxidativa o físico-química, que produce vinos en base a las peculiaridades de su crianza: Vinos de Vejez Calificada de 20 y 30 años, Vinos con Indicación de Edad de 12 y 15 años y Vinos de Añada. Por el tipo de fermentación: completa o parcial: - vinos muy secos, como vinos generosos: Fino, Amontillado, Oloroso y Palo Cortado. - vinos dulces naturales: Pedro Ximenez y Moscatel. - vinos de distintos niveles de dulzor y vinos generosos de licor:pale cream, medium, cream.

Más

Jerez-Xérès-Sherry Hay 33 productos.

por página
Mostrando 1 - 12 de 33 items
Mostrando 1 - 12 de 33 items