licor cafe - vinosofos.com

El licor de café es una de las bebidas en bares, restaurantes de comida casera y comidas familiares; una bebida placentera, de gran tradicion y arraigo en las sobremesas. Sus diferentes recetas de licores y cócteles consiguen saciar tu antojo de alcohol y café en una sola bebida. 

Se elaboran a partir de orujos y aguardientes destilados que toman el sabor de granos de café. Son muy versátiles, por su intensidad y aromas, y hacen que sea fácil agregar el rico y oscuro sabor del café a una variedad de cócteles y mezclas de bebidas. Desde el famoso ruso blanco hasta los martinis con sabor a café, sin olvidar la crema de café estilo Baileys. Su calidad depende del control de las diferentes y etapas del proceso de destilación y personalidad de los ingredientes que intervienen. Para obtener un buen licor de café, podemos destilar nosotros mismos el orujo empleado, o bien comprarlo ya destilado,

El orujo se obtiene de la destilación de orujos de uva, es decir las partes sólidas de la vendimia que no tienen aprovechamiento en la elaboración del vino. Los procesos de destilación tradicionales de fuego directo- la alquitara, el alambique y el de arrastre por vapor - son los más utilizados; el arte de obtener un buen destilado consiste en regular el aporte externo de energía, para que la destilación sea lenta y constante, y permita la aparición de los componentes aromáticos deseados en los momentos adecuados.

 

La alquitara: el equipo destilador consta de una caldera o “pota”, de entre 150- 200 litros de capacidad, en forma de pera a la que se acopla un capacete con forma de caldero, con un condensador en la parte inferior, con salida a través de un pico o "biqueira", en cuyo extremo colocan un mimbre rajado para conseguir mayor fluidez en la salida del destilado. El capacete está abierto por la parte superior, dónde se pone el agua de refrigeración. Las piezas son de cobre revestido interiormente de estaño. El cierre entre pota y capacete se sella con agua o con harina en masa, preferentemente de centeno. Los vapores producidos se expansionan en el condensador y se condensan por efecto del agua de refrigeración, saliendo el destilado a través de la "biqueira".

 

El alambique: consta de una caldera o “pota” de cobre  (200-300 litros) bañada en su interior con estaño; un capacete condensador prolongado en un cuello de cisne; un condensador con salida para el destilado por su parte inferior. Al igual que en el caso de la alquitara la unión entre secciones puede sellarse mediante agua o harina. En el orificio de salida del destilado puede existir un dispositivo para sujeción del alcohómetro, que permite controlar la graduación de salida y separar las distintas fracciones del destilado.

 

El arrastre por vapor :a partir de una caldera para la producción de vapor; calderines basculantes de unos 200 litros de capacidad con cierre hermético, dónde se sitúan los orujos y a través de los que pasa el vapor de agua; una lenteja rectificadora o deflemador; un condensadorrefrigerante -compuesto por tubos de acero inoxidable en posición vertical-con entrada y salida de agua continua. La salida dispone de un termómetro acoplable y probeta con alcohómetro para controlar la graduación del destilado.

En todos ellos, lo más importante es controlar la temperatura de salida, procurando que el destilado salga siempre entre 18 y 20ºC. Las graduaciones de salida se miden con alcohómetro, en esa condensación primero aparecen las cabezas, luego los corazones y al final las colas. La destilación se detiene normalmente cuando el destilado que sale del refrigerante alcanza una graduación de entre 50 y 45 % vol. El resto, que constituyen las colas, no se suele aprovechar. La destilación se detiene normalmente cuando el destilado que sale del refrigerante alcanza una graduación de entre 50 y 45 % vol. Lo más habitual es aprovechar solamente la fracción de corazones.

En Galicia, independientemente del sistema utilizado para destilar los orujos, se realiza una única destilación y, solamente en algunos casos el aguardiente obtenido vuelve a ser destilado. 

Una vez obtenido el orujo, se añaden granos de café natural y el aderezo, en forma de canela, vainilla e incluso piel de naranja, que maceran durante varias semanas, a los que se añade almibar de azúcar.